Nuestra historia

Los soldados necesitan ropa funcional. Cuando en diciembre de 2002, durante mi servicio militar voluntario de un año, después de haber practicado tipos de movimientos con mis camaradas, se me congelaron mis guantes de lana de tres dedos, decidí que mi siguiente día libre lo pasaría en una tienda de deportes. En una de estas tiendas de deportes vi que podía elegir entre innumerables guantes de invierno. A un incipiente soldado le cuesta elegir entre la moda de rojo con rayas blancas y blanco con rayas rojas. Me decidí por un guante negro con rayas negras. Al volver a la nieve me alegré de contar con dedos hasta cierto punto calientes y secos. Al cabo de una semana se soltó el ribete de la palma de la mano - probablemente a consecuencia la humedad permanente. De modo que pensé en acudir a una tienda militar. Además de camisas de uniforme de ejércitos extranjeros, botas de 18 agujeros y una red de camuflaje británica, también podría haber comprado chapas de identificación americanas y un saco de dormir finlandés. Lo que no pude encontrar fue equipamiento que pudiéramos usar los soldados. En octubre de 2004 comencé a llenar este vacío.
Hoy, casi diez años después de que se me congelaran los guantes de lana, STEINADLER HandelsgmbH suministra anualmente una amplia gama de cerca de 1.200 productos a unos 15.000 clientes. Nuestro equipo de ocho trabajadores permanentes se ocupa de las peticiones de nuestros clientes, envía hasta 80 pedidos al día y presenta nuestros productos en ferias importantes y el día de la fiesta nacional. La página web y los productos de impresión los desarrollamos internamente y las fotos de los productos las hacemos en nuestro estudio fotográfico. Estamos a disposición de nuestros clientes 55 horas a la semana en la tienda y el almacén, desde nuestra sede ubicada en Viena. Podemos recurrir a una red importante de soldados profesionales que nos facilitan información especializada y ponen a nuestra disposición el desarrollo del producto. Juntos, desarrollamos y valoramos nuevas ideas de productos, mejoramos los productos existentes y retiramos los anticuados. Nuestro crecimiento anual del 30%, las 4.200 valoraciones de la empresa y los productos (el 95% de las cuales, con 4-5 de 5 puntos) y un fuerte equipo de trabajadores comprometidos, nos garantizan independencia y nos afianza en nuestro trabajo diario.


En los próximos años, mi equipo de STEINADLER y yo seguiremos siendo el estímulo innovador del sector, ofreciendo a nuestros clientes la mejor calidad al mejor precio.
Gregor Roesler-Schmidt
Director